En medio del mundo sin ser del mundo

La secularidad implica la inserción en el mundo; la consagración, el sentido de nuestro ser y nuestro obrar. Aquí se encuentra la riqueza profunda y escondida que la mayor parte de los hombres, en medio de los cuales vivimos, no saben explicarse, y, a menudo, no pueden ni siquiera sospechar.